Batiburrillo Gráfico de Lottas

Detalle de linografía con doradura sobre papel amate en venta de Lottas

Sea un recurso comunicativo o una necesidad de registrar el mundo ante sus ojos, la representación se volvió una constante.

Desde las pinturas rupestres encontradas en las cuevas de la antigüedad, hasta los primeros retratos y paisajes hechos antes del daguerrotipo. Hombres y mujeres entregados a la misión de recrear, reafirmar y revitalizar la naturaleza que entonces, por su vastedad y sus misterios, fue la musa para la observación.

Detalle de la obra de arte en venta realizada con linografía y xilografía con doradura del artitsta mexicano contemporáneo Lottas

Con el tiempo y ya con unas bases bien sentadas, las representaciones fueron adquiriendo complejidad y detalle. Las formas y colores de la fauna y la flora se plasmaban con fidelidad obsesiva para el naturalista, fuese instruido en la ciencia o en la mística. Pero también hubo la necesidad de ilustrar lo invisible. El viento, la voluntad de Dios, el amor. Esa fue tarea del artista.

A la humanidad nunca le ha bastado con la contemplación pura.

Entonces se adquirió un derecho propio de pensar esto y aquello. De liberar formas y contornos que solo existían en la imaginación. De darle vida a lo invisible para representarlo y así, finalmente existiera.

Lottas es un observador, pero también un artista. Mezcla la contemplación con el imaginario, en un batiburrillo de símbolos y significados. Repara en los códices y su valor histórico, pero no se conforma con lo ya establecido, y busca llevar el arte más allá, hipnotizar al espectador, atraparle ente sus líneas y texturas, cautivar la mirada de quien solo cruzaba por ahí.

Detalle de linografía con doradura sobre papel algodón en venta de Lottas

En su técnica y sus materiales, en sus representaciones de dioses y animales, Lottas manda un mensaje: La identidad se construye, pero también se hereda; se transmite, pero también se gana.

Una nación y una historia, y a la vez el pasado y el presente, todo coexiste en estos trazos y se va con nosotros, testigos de un universo que nos ha habitado desde el origen mismo.

Obra disponible