Arte popular en Chiapas

El 14 de septiembre de 1824 se firmó la adhesión de Chiapas a México, luego de un referéndum histórico en el que participó la entonces provincia independiente que se había separado del país vecino, Guatemala.

Este hecho fue trascendental para los habitantes de las extensas tierras, cuya diversidad es impresionante aún para los locales.

Pero esto también significó un agregado cultural importante. En los años siguientes, y hasta nuestros días, Chiapas transmite una gran cantidad de valores culturales. Sus etnias que van desde los Lacandones, Zoques, los Choles, hasta los Tsotsiles y Tzeltales; su gastronomía con el pozol, el chipilín, y el cochito; y sus personajes relevantes para la cultura nacional, como Jaime Sabines y Rosario Castellanos.

Para el resto del país, Chiapas es un paraíso inmenso. Un territorio de artesanos que han transmitido por generaciones, diversidad de técnicas y oficios, creando una mitología del trabajo en textil, cerámica, cuero y madera, principalmente.

Las zonas de los Altos son bien conocidas por su legado en la creación de bellas prendas, sobre mesas y otros artículos bordados o tejidos. Usando como principal herramienta el telar de cintura, los materiales más puros y las técnicas transmitidas por las generaciones mayores, mujeres artesanas dedican su vida a mantener viva su tradición; en cada textil se guarda una historia personal del establecimiento de Chiapas como referente cultural mexicano.

La colaboración entre Yolte y mujeres artesanas chiapanecas, resaltan la creatividad y maestría de las habitantes de San Pedro Chenalhó, Ramón Larrainzar, San Juan Chamula y otros pueblos donde se elaboran trabajos sin comparación alguna.

De igual forma, otra expresión artística que provoca admiración, es la talla en madera, está generalmente realizada por varones, aunque no exclusivamente, herencia de los tiempos guatemaltecos del estado, y que se ha ido permeando de temáticas y configuraciones relativas a México.

Al rodearse de la materia prima más pura, los artistas del tallado han sabido capitalizar su exquisita precisión en piezas utilitarias y de ornato, dependiendo de las necesidades y gustos del cliente. Puertas, juguetes y esculturas son comúnmente encontradas en mercados y tiendas de las comunidades y ciudades.

Maderas como caoba, pinabeto, ciprés y abedul, dan vida a las creaciones de artistas cuya labor no pasa desapercibida. Ejemplo de ello es el arte de Apolonio, cuya familia se ha dedicado en más de tres generaciones a la elaboración de máscaras y esculturas genuinamente asombrosas.

A 194 años de concretarse la adhesión del estado de un nuevo territorio, es momento de revitalizar las tradiciones y apreciar lo que este gran territorio y su gente nos han obsequiado.

Productos disponibles:

Cojín Yol Te Rectangular

Danzante Jaguar