7 artistas del exilio español en México

En la víspera del 70 aniversario de uno de los movimientos culturales y políticos de mayor relevancia para la vida y el legado artísticos de México y España, hacemos un breve repaso por siete nombres que el mar, la guerra y la esperanza trajeron a este país.

1. Enrique Climent

Originario de Valencia, Enrique Climent se formó en la Academia de San Carlos, en España. Su inquietud le llevó a trabajar por París y Madrid, antes de enfrascarse en su etapa mexicana. Su viaje por la pintura no es menos vertiginoso, cruzando por el surrealismo, el realismo y embarcando en el botellismo, del que sería referente.

2. José Moreno Villa

Nacido en Málaga, Moreno Villa es considerado uno de los primeros artistas españoles que esparcieron su trabajo en México. Con una carrera que comenzó cerca del año 1929, Moreno Villa entabló vínculos creativos con diversas vanguardias de la época, saltando del cubismo, al surrealismo, de ahí al expresionismo y llegando al abstracto. Su trabajo en España fue poco conocido en México, hasta la realización de una retrospectiva, mostrada en la Biblioteca Nacional de Madrid y luego en el Museo Nacional de Arte en México.

3. Lucinda Urrusti

En palabras de su gran amigo, Carlos Fuentes: “La originalidad de Urrusti, pasajera tanto del alba de Cézanne como del crepúsculo de Monet, es que sus figuras, simultáneamente, tienden a aparecer y desaparecer. Hay un milagro visual en Urrusti y todo milagro contiene un misterio y una interrogante. Sus figuras, ¿avanzan hacia nosotros, están a punto de hacerse presentes, o se alejan de nosotros, están a punto de hacerse visibles?”
Urrusti nació en 1929 en Melilla, y sigue viviendo en México actualmente.

4. Remedios Varo

La más conocida de las artistas que migraron a México, dejando un legado de enorme valor para la cultura de este país. Cataluña vio nacer a Remedios Varo en 1908, una joven de mente inquieta y brillante, que estudiaría en la Academia de San Fernando en Madrid. Tras contraer nupcias con el artista Benjamin Péret, Varo se acercaría la círculos de creadores surrealistas, que le influyeron de manera notable. Ya en México, la pintura de Remedios Varo destacó por la solidez de sus conceptos, reflejando lo físico y lo inmaterial, el ser y el sueño, la fantasía y la realidad con un dominio que cualquier surrealista envidiaría. En su nuevo hogar, se rodeó de amistades con los mismos intereses que ella, como la también pintora Leonora Carrington.

5. Vicente Rojo

Uno de los exponentes de mayor relevancia del abstraccionismo, padre del diseño gráfico y figura de continúa referencia en México, Vicente Rojo es otro gran valor de importación ibérica. Venido al mundo en 1932, en Barcelona, llegó a México con 17 años de edad, pero ya iniciado en las artes. Cofundador de la Editorial Era, y merecedor de una gran cantidad de premios y distinciones por sus aportes intelectuales y académicos, Vicente Rojo tiene un legado tan grande como el mar que une a sus dos naciones.

6. Elvira Gascón

Gascón llegó al mundo en 1911, geográficamente en Soria, España. La suerte la llevó a Madrid, donde se internaría al mundo del arte en la Academia de San Fernando, puliendo sus dotes con el dibujo, específicamente, con el dibujo al desnudo. Por muchos años fue catedrática en la Academia de Bellas Artes de Madrid, y finalmente, se trasladó a México, donde revalorizó el dibujo, menospreciado en ocasiones frente a la pintura o al muralismo.

7. Francisco Moreno Capdevila

Viviendo de 1926 a 1995, Moreno Capdevila llegaría a México en el año 39, como refugiado político. A diferencia de otros refugiados, él no había tenido un acercamiento previo con el arte, por lo que su formación se dio en totalidad ya en México. Su labor más destacada fue como grabador, bajo la tutela de Carlos Alvarado Lang. En 1952 tuvo su primera exposición en solitario, y mantuvo una producción por más de 4 décadas, formando parte de la Sociedad Mexicana de Grabadores y posteriormente, de la denominada Generación de la Ruptura.

También te puede interesar: Arte Mexicano del Siglo XX; de la Ruptura al Postmodernismo